Cristianos perseguidos: El acuerdo entre el Vaticano y China

Cristianos perseguidos: El incomprensible acuerdo entre el Vaticano y China

Me resulta algo triste abordar nuevamente el oscuro tema de los acuerdos entre el Vaticano y China. Sigo con interés y preocupación las noticias que se han venido produciendo a los largo de estos dos años y en especial en lo referente a la libertad religiosa que es como decir la persecución a los cristianos y a otras minorías religiosas por parte del Partido Comunista Chino.

Como todos saben, en China siguen coexistiendo la Iglesia Clandestina y la Asociación Patriótica Católica China, a pesar de los Acuerdos del 20 de septiembre de 2018 entre el Vaticano y el gobierno chino. La primera “fiel a Roma” y la segunda un apéndice del Partido Comunista. El acuerdo, absolutamente opaco, secreto, parece que pretendía finiquitar los enfrentamientos entre los católicos auténticos, perseguidos inmisericordemente desde que el genocida Mao Zedong decidió expulsar a los católicos de China en 1951 y prohibir cualquier tipo de expresión religiosa, y esa caricatura de iglesia católica creada por los comunistas.

Sabemos que el día 15 de febrero de este año hubo un encuentro en Munich entre el Secretario de Relaciones con los Estados de la Santa Sede, Monseñor Paul Richard Gallagher, y el Consejero de Estado y Ministro de Asuntos Exteriores de China, el señor Wan Yi. Este encuentro nos alerta sobre la más que probable renovación del Acuerdo Vaticano/China de 20 de septiembre de 2018, así como de la existencia de conversaciones para concretar esa renovación aunque, nuevamente, los católicos continuaremos en la más absoluta ignorancia, no solo en los aspecto políticos del acuerdo, sino en lo que más nos incumbe: saber en qué condiciones queda el respeto de los derechos humanos de los católicos fieles a Roma.

Un acuerdo que permite la persecución religiosa   

Uno de los primeros resultados del acuerdo de 2018  fue el abandono (secularización) de un número muy importante de sacerdotes al considerar que el acuerdo los traicionaba y los ponía bajo el control comunista y de ese engendro de catolicismo denominada Asociación Patriótica.

El propio cardenal Filoni en marzo de 2019, al referirse al acuerdo, se muestra poco esperanzado. “las noticias que nos llegan de China son poco esperanzadoras: sigue habiendo detenciones, desapariciones, iglesias derruidas…”. A los campos de reeducación siguen llegando personas por motivos religiosos.

La nueva política de “chinización” pretende, incluso reescribir la Biblia para adaptarla al lenguaje comunista y eliminar cualquier vestigio de la cultura occidental. En definitiva, se desea reinventar el mensaje bíblico y cristiano. Solo el Partido Comunista Chino está facultado para realizar esa relectura que, en definitiva, pretende eliminar el carácter universal del mensaje evangélico.

El día 28 de marzo es detenido  Mons. Agustín Cui Tai, obispo de Xuanhua (Hebei, China) por acusaciones de miembros de la Asociación Patriótica que suelen actuar como verdadera policía política del régimen comunista. Se incentivan económicamente las delaciones de cristianos fieles a Roma, como se ha evidenciado en la provincia de Guangzhou.

El día 10 de marzo de 2019,  600 policías derriban el santuario mariano de Mujiaping, a pesar de la oposición activa de 200 católicos que no pudieron impedirlo.

El 8 de junio de 2019 muere el obispo de Tianjin,   Mons. Esteban Li Side, sin que se pudiera realizar un funeral católico, ni ser enterrado en un cementerio católico, debido a la negativa de la Asociación Patriótica. Sin embargo, durante estas fechas el Secretario de Estado Vaticano, cardenal Pietro Parolin, en una entrevista Avvenire, afirma textualmente que se ha “creado una cierta confianza mutua” entre el Vaticano y el gobierno chino.

En agosto de 2019 las autoridades chinas de la provincia de Jiangxi profanaron un templo católico al retirar una imagen de la Virgen María y el niño y colocando en su lugar una foto Xi Jinping.

En diciembre, el Presidente de la Asociación Patriótica, Fang Xingyao, da un mensaje claro: “El amor a la patria está por encima del amor a la Iglesia” y “las leyes del Partido Comunista son superiores a las leyes canónicas”. Mensaje claro y directo. Al menos, contrariamente a los mensajes que nos llegan de Roma, no se les puede acusar de manipuladores, ni tener pelos en la lengua.

A finales de diciembre el Partido Comunista difunde un documento en el que se deja absolutamente claro que, a partir del 1 de febrero de 2020, los católicos deberán total sumisión a las consignas y principios del partido. Los sacerdotes que se han negado a firmar el documento han sido arrojados a la calle y se han cerrado sus parroquias.

En febrero de este año el Partido Comunista ha obligado a la Asociación Patriótica a aceptar su política anticonceptiva, abortista y sobre la eutanasia.

Ante las conocidas protestas del Cardenal Zen, el presidente del Colegio Cardenalicio, el cardenal Giovanni Battista Re lanza duras acusaciones contra él y realiza una auténtica apología del acuerdo secreto entre el Vaticano y China.

Y… Nada ha cambiado

Así se podría continuar indefinidamente, aunque por no agotar al que me lee, me limitaré a concluir con una certeza contrastada: En China no se respeta a la Iglesia Católica ni a otras minorías religiosas, que la Asociación Patriótica nada tiene que ver con la Iglesia Católica Universal, que se siguen persiguiendo a los auténticos católicos, que se ha creado una quimera, un engendro anticatólico al servicio del ateísmo que predica el Partido Comunista Chino, tal como hizo el genocida Mao Zedong.

La Iglesia no puede ser cómplice de este nuevo genocidio que, por razones religiosas, se está produciendo en China hoy día,  sin que la Iglesia Católica, no solo no diga nada, sino que por razones que no conozco se ha puesto al servicio del anticristo, del gran liberticida.

ACERCA DE webmaster

webmaster
Antiguo Laico Trinitario que continúa en comunión con el Proyecto de Vida del Laicado Trinitario, aunque sin pertenencia orgánica al mismo.

Check Also

Iglesia china: Cronología de un abandono anunciado

Entre la frustración del que se ha implicado por los cristianos perseguidos y un acuerdo …

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.